Innovacion empresarial en la provincia de malaga

Innovacion empresarial en la provincia de malaga

En Septiembre de 2013 el CEM (Confederación de Empresarios de Málaga) hacía público su informe sobre los condicionantes de la innovación en la provincia de Málaga, elaborado como parte de un proyecto mucho más amplio encaminado a desarrollar efectivas herramientas para la mejora competitiva del sector empresarial malagueño.

Internet y el desarrollo empresarial

Como no podía ser de otro modo, pronto destacó la gran relevancia de usar internet como un escaparate más de las empresas malagueñas debido a la gran barrera espacial que permite superar, haciendo que casi cualquier persona con acceso a internet pueda ser un potencial cliente de una empresa que vende en la red.

En este sentido, el CEM se mostró muy partidario de la efectiva colaboración entre las instituciones locales y las empresas (y asociaciones empresariales) para favorecer una intercomunicación entre las distintas culturas de la provincia (generalmente asentadas gracias al turismo), los hábitos de consumo de éstas y el uso de las nuevas tecnologías que permitan llegar a grandes sectores de la población, tanto a nivel local como provincial, estatal e incluso global.

Por ello, el primer punto a seguir consistió en recopilar información sobre la infraestructura TIC y avances tecnológicos que en 2013 presentaban las empresas malagueñas prestando especial atención a la conexión a la red, si poseían portal web, si realizaban algún tipo de facturación electrónica, ERP, CRM, alguna herramienta de digitalización, o qué presupuesto destinaban tanto a la investigación y desarrollo como a la preparación y formación de su personal contratado.

Primeros datos

Una de las primeras observaciones a destacar es la relativa a la concentración de la actividad económica en la provincia, ubicada como era de esperar en la capital malagueña y en la Costa del Sol Occidental donde se hayan la mayor parte de las empresas.

Ahora bien, entre las zonas con mayor capacidad competitiva sin embargo resaltaba el área de Antequera (más ahora que se está concluyendo el nudo ferroviario) y el valle del Guadalhorce.

Dentro ya de la distribución de sectores empresariales malagueños, destacaba el de actividades financieras y aseguradoras (con un 25,4 % del total evaluado), turismo, actividades recreativas, artísticas y e entretenimiento (13,1 %), construcción y actividades inmobiliarias (11,4 %), comercio (11,4 %) y actividades profesionales, científicas y técnicas (11,4 %).

Todo ello arrojaba unos datos en lo relativo al contacto entre las empresas y las nuevas tecnologías mucho más positivo de lo que en un principio se pudiera suponer, si bien en muchos casos no dejaba de ser un manejo y aprovechamiento de las posibilidades mucho más bajo del que cabría esperar.

Por otro lado, un porcentaje muy elevado de las empresas malagueñas resultaban ser microempresas con menos de 10 trabajadores, generalmente limitándose al empresario (autónomo) o a otro trabajador más. Muy en la distancia, aparecían las pequeñas y medianas empresas, si bien el CEM dejaba siempre claro que los porcentajes de la composición de estas empresas se ajustaba bien al observado para el resto del territorio nacional.


Themetf